BASES DEL SISTEMA FISCAL MEXICANO

Pilares

En cada país existe una serie de impuestos que de manera conjunta financian los gastos públicos. Sin embargo, los impuestos también pueden tener otros fines, como por ejemplo, la redistribución de la riqueza, incentivar o desalentar el consumo de ciertos bienes o servicios, así como promover o disuadir determinadas actividades económicas.

Los principios generales de los impuestos son los elementos mínimos con los que éstos deben cumplir. Según Adam Smith, cuya doctrina ha sido reproducida ampliamente y con vigencia en nuestros días, los principios que deben regir los impuestos son: principio de proporcionalidad, principio de certidumbre, principio de comodidad y principio de economía.

El principio de PROPORCIONALIDAD, establece que todo ciudadano debe contribuir al sostenimiento del Estado en que reside, en una proporción lo más cercana posible a su verdadera capacidad económica, esto se refiere a que quien más recursos obtiene debe contribuir en mayor proporción. Además de ser un principio, en el caso mexicano también es un derecho que se encuentra en el artículo 31, fracción IV, de nuestra Constitución.

El principio de CERTIDUMBRE expone que toda contribución debe poseer fijeza en sus elementos constitutivos (sujeto pasivo, objeto, tasa, cuota o tarifa, base gravable, fecha de pago). De esta manera, las personas obligadas a pagar determinado impuesto deben conocer con certeza esta obligación, asimismo, deben saber con exactitud cuándo, cómo y cuánto pagar, así como las consecuencias en caso de no cumplir con su obligación.

El principio de COMODIDAD atiende a los plazos y fechas para el pago de los impuestos, que deben ser prácticos y lo menos gravosos para los contribuyentes, para con esto cumplir con la obligación de pagar impuestos, y que sea una tarea fácil y sencilla que necesite poco esfuerzo, tiempo y dinero.

El principio de ECONOMÍA significa que la diferencia entre el monto total de los impuestos que se recaudan y lo que efectivamente ingresa como recursos para el Estado debe ser lo menos posible. Es decir, recaudar los impuestos debe ser barato o costar lo menos posible.

por: Lic. Carlos Ruben Silva Urias  CEO  http://www.derechoenaguas.com

Leave a Reply