COMO SE CLASIFICAN LOS IMPUESTOS???

Clasificación de impuestos

Clasificación de impuestos

Nuestro sistema de impuestos también llamado Sistema Fiscal se compone del conjunto de impuestos vigentes en un determinado periodo de tiempo. Estos impuestos pueden ser de distintos tipos, algunas de las clasificaciones más habituales es, dependiendo de si son impuestos directos e indirectos, conoce a continuación la Clasificación de Impuestos;

Los directos son aquellos que no pueden ser trasladados de modo que alcanzan inmediatamente al contribuyente o pagador, ya que no existe intermediario entre el pagador y la Administración Tributaria.

Los indirectos son impuestos que pueden trasladarse, por lo que no gravan de manera directa a quien absorbe el costo del tributo, pues hay un intermediario entre éste y la Administración Tributaria.

Clasificación de Impuestos por personas o cosas

Otra clasificación de los Impuestos es en consideración a las personas o a las cosas. Esta clasificación distingue entre impuestos reales e impuestos personales. Los reales son aquellos que prescinden de las condiciones personales del contribuyente y se preocupan de los bienes o cosas que gravan. Afectan a los bienes sin tomar en cuenta a su dueño. Por otro lado, los personales recaen sobre el total de la capacidad contributiva de la persona, teniendo en consideración la especial situación de los contribuyentes.

Otra clasificación de los impuestos es en razón de la actividad o cosa gravada. Así, hay impuestos generales e impuestos especiales. Los generales gravan a distintas actividades o bienes pero de la misma naturaleza.

Tasas, Cuotas o Tarifas

Por su parte, los impuestos gravan sólo a determinadas actividades o bienes con tasas o cuotas diferentes para cada especie individualizada. Este tipo de impuestos es de los más antiguos, y por lo general tienen un fin extra fiscal. Por último, está la clasificación de impuestos según los fines que persiguen. Los impuestos con fines fiscales son aquellos que se establecen con el fin de recaudar los ingresos que el Estado requiere para satisfacer el gasto público. En cambio, los impuestos con fines extrafiscales son aquellos que se establecen con una finalidad de carácter social o económico o de otra índole, por ejemplo disuadir cierto consumo o actividad como la prevención del tabaquismo o el consumo inmoderado de bebidas alcohólicas. Las clasificaciones no son excluyentes entre sí, de modo que un impuesto puede tener, al mismo tiempo, varias características y ubicarse en más de una clasificación.

Para dejar bien enclaro todo lo anterior veamos la clasificación de los tres principales impuestos federales: Impuesto sobre la Renta (ISR), Impuesto al Valor Agregado (IVA) e Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS

El ISR

  • Este impuesto grava los ingresos netos de todo tipo que perciben las personas físicas y morales. Es decir grava el resultado de los ingresos brutos menos los gastos o las deducciones que ayudaron al contribuyente a obtener dichos ingresos. En el caso de las personas físicas, la tasa es progresiva, mientras que las morales, es fija. En cuanto a la clasificación, el ISR es general en virtud de que grava todo tipo de ingresos; es directo porque el impuesto no puede ser trasladado a otra persona; es personal porque tiene en consideración la especial situación de los contribuyentes, de tal manera que el impuesto pretende recaer sobre la capacidad contributiva de la persona; y por último, tiene un fiscal pues con este impuesto el Estado busca obtener ingresos para satisfacer el gasto público.

El IVA

  • Este es un impuesto que recae sobre el consumo de bienes, servicios, arrendamientos e importaciones, por lo que el impuesto repercute sobre el consumidor final, pese a no ser él, el sujeto obligado del impuesto. Es decir, quien vende el bien o servicio (sujeto obligado) actúa como intermediario entre la Administración Tributaria y el consumidor final. En este sentido, el IVA se causa en todas las etapas económicas pero sin generar un incremento de los precios en cascada, ya que permite el acreditamiento (la resta de un impuesto a favor) del impuesto pagado en cada una de las etapas de producción. Conforme a lo anterior, el IVA puede ser clasificado como un impuesto general en virtud de que aplica de manera genérica al consumo de bienes y servicios; es un impuesto indirecto porque es trasladado al consumidor final; es real porque grava el consumo de bienes y servicios sin tomar en cuenta a la persona que los consume; y tiene un fin fiscal, ya que se instituye para obtener ingresos para los gastos públicos.

El IEPS

  • El Impuesto Especial Sobre Producción o Servicios (IEPS) es un impuesto que se establece con el propósito de ser pagado solamente por una parte de la población y sólo grava determinados consumos (bebidas alcohólicas y cerveza, tabacos labrados, gasolinas, diésel, refrescos, comida chatarra, etc.). Además, es un impuesto que puede ser trasladado pues está dirigido al consumo de ciertos bienes. Respecto de su clasificación, es especial pues sólo grava determinados consumos; es indirecto al poder ser trasladado al consumidor final; es real al no tomar en cuenta a la situación especial del consumidor final; y por lo general, tiene un fin extra fiscal, pues persigue fines sociales o económicos, por ejemplo disuadir el consumo de bebidas alcohólicas, tabaco y alimentos con alto contenido energético.

por CARLOS RUBEN SILVA URIAS
(Licenciado en Derecho y en Contaduría Pública)

http://www.crsabogados.com/

http://www.abogadoaduanero.com/

http://www.abogadoenculiacan.mx/

Leave a Reply