EL DOMICILIO FISCAL

El articulo 10 del Código Fiscal de la Federación define lo que es un Domicilio Fiscal y el 110 los delitos por desocuparlo sin dar aviso a la autoridad

El Domicilio Fiscal

Una de las obligaciones más necesarias en la temática fiscal es indudablemente el mantener una comunicación constante entre el contribuyente y las autoridades fiscales, a medida que el Gobernado permanezca constantemente localizable para la Autoridad Fiscal ante su facultad discrecional de iniciar una Facultad de Comprobación sobre las actividades tributarias del ente económico. Para esto al darse de alta ante el SAT una persona sea Física o Moral necesita especificar y acreditar ante la autoridad cuál será su Domicilio Fiscal, el cual es definido por el articulo número 10 del Código Fiscal de la Federación de la siguiente forma;

Fundamento Legal

Artículo 10.- Se considera domicilio fiscal:

Tratándose de personas físicas:

a) Cuando realizan actividades empresariales, el local en que se encuentre el principal asiento de sus negocios.

b) Cuando no realicen las actividades señaladas en el inciso anterior, el local que utilicen para el desempeño de sus actividades.

c) Únicamente en los casos en que la persona física, que realice actividades señaladas en los incisos anteriores no cuente con un local, su casa habitación. Para estos efectos, las autoridades fiscales harán del conocimiento del contribuyente en su casa habitación, que cuenta con un plazo de cinco días para acreditar que su domicilio corresponde a uno de los supuestos previstos en los incisos a) o b) de esta fracción.

Siempre que los contribuyentes no hayan manifestado alguno de los domicilios citados en los incisos anteriores o no hayan sido localizados en los mismos, se considerará como domicilio el que hayan manifestado a las entidades financieras o a las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo, cuando sean usuarios de los servicios que presten éstas.

En el caso de personas morales:

a) Cuando sean residentes en el país, el local en donde se encuentre la administración principal del negocio.

b) Si se trata de establecimientos de personas morales residentes en el extranjero, dicho establecimiento; en el caso de varios establecimientos, el local en donde se encuentre la administración principal del negocio en el país, o en su defecto el que designen.

Verificación del Domicilio Fiscal

Cuando los contribuyentes no hayan designado un domicilio fiscal estando obligados a ello, o hubieran designado como domicilio fiscal un lugar distinto al que les corresponda de acuerdo con lo dispuesto en este mismo precepto o cuando hayan manifestado un domicilio ficticio, las autoridades fiscales podrán practicar diligencias en cualquier lugar en el que realicen sus actividades o en el lugar que conforme a este artículo se considere su domicilio, indistintamente.

En este orden de ideas  el pleno conocimiento y localización del contribuyente en su domicilio fiscal es sumamente importante para la debida relación entre el Gobernado y el Fisco, ya que en dicho lugar es donde principalmente será dirigida una Visita Domiciliaria, inspección, requerimiento, notificación de multas, cartas invitación, entre otros actos sustentados en el artículo 42 del Código Fiscal de la Federación.

Inclusive el artículo 110  fracción V del Código Fiscal de la Federación manifiesta que incurre en un delito Federal aquel contribuyente que desocupe o desaparezca del lugar donde tenga su domicilio fiscal, sin presentar el aviso de cambio de domicilio ante el SAT, para una mayor apreciación se transcribe dicho dispositivo de ley;

Sanciones por Desocupar el Domicilio Fiscal

Artículo 110.- Se impondrá sanción de tres meses a tres años de prisión, a quien:

V. Desocupe o desaparezca del lugar donde tenga su domicilio fiscal, sin presentar el aviso de cambio de domicilio al registro federal de contribuyentes, después de la notificación de la orden de visita domiciliaria o del requerimiento de la contabilidad, documentación o información, de conformidad con la fracción II del artículo 42 de este Código, o bien después de que se le hubiera notificado un crédito fiscal y antes de que éste se haya garantizado, pagado o quedado sin efectos, o que hubieran realizado actividades por las que deban pagar contribuciones, haya transcurrido más de un año contado a partir de la fecha en que legalmente tenga la obligación de presentar dicho aviso, o cuando las autoridades fiscales tengan conocimiento de que fue desocupado el domicilio derivado del ejercicio de sus facultades de comprobación.

Delito de Desocupación el Domicilio Fiscal

Para los efectos de esta fracción, se entiende que el contribuyente desaparece del local en donde tiene su domicilio fiscal cuando la autoridad acuda en tres ocasiones consecutivas a dicho domicilio dentro de un periodo de doce meses y no pueda practicar la diligencia en términos de este Código

Así, se concluye que la conducta delictiva prevista en la citada fracción será demostrada por la autoridad hacendaria si esta acredita fehacientemente que el periodo de 12 meses el particular desocupó su domicilio fiscal sin presentar el aviso de cambio correspondiente, para evitar que aquélla ejerza sus facultades de comprobación. Sobre este tema nos ilustra la siguiente jurisprudencia emitida por el Poder Judicial de la Federación;

DESOCUPACIÓN DEL DOMICILIO FISCAL. PARA QUE SE CONFIGURE EL DELITO PREVISTO EN LA FRACCIÓN V DEL ARTÍCULO 110 DEL CÓDIGO FISCAL DE LA FEDERACIÓN, NO BASTA QUE EL CONTRIBUYENTE, DESPUÉS DE NOTIFICADA LA ORDEN DE VISITA Y ANTES DE UN AÑO CONTADO A PARTIR DE DICHA NOTIFICACIÓN, CIERRE EL LOCAL DONDE SE ENCUENTRE SU DOMICILIO FISCAL, SINO QUE ES NECESARIO ACREDITAR FEHACIENTEMENTE QUE DURANTE DICHO PLAZO LO DESOCUPÓ.

El artículo 110, fracción V, del Código Fiscal de la Federación (vigente hasta el 28 de junio de 2006), dispone que se impondrá pena de tres meses a tres años de cárcel a quien, entre otros supuestos, desocupe el local donde tenga su domicilio fiscal, sin presentar aviso de cambio de domicilio al Registro Federal de Contribuyentes, después de la notificación de la orden de visita y antes de un año contado a partir de dicha notificación. Ahora bien, del proceso legislativo que originó esta norma se advierte que la intención del legislador fue sancionar la evasión de las diligencias de comprobación fiscal, facilitada por la pérdida total del vínculo entre la autoridad y los contribuyentes y sus establecimientos

Así, se concluye que la conducta delictiva prevista en la citada fracción no se configura por el solo hecho de que en el plazo aludido el contribuyente cierre el local en donde se encuentra su domicilio fiscal, sino que la autoridad hacendaria debe acreditar fehacientemente que en ese periodo el particular desocupó el local mencionado sin presentar el aviso correspondiente, para evitar que aquélla ejerza sus facultades de comprobación. Lo anterior es así, porque el término “desocupar”,

según el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia, implica dejar un lugar libre de obstáculos, o sacar lo que hay dentro de alguna cosa; aspecto que tiene una connotación diversa al concepto “cerrar”; de ahí que la circunstancia de que el contribuyente cierre el local donde tiene su domicilio fiscal no implica que lo ha desocupado, que es precisamente la conducta sancionada por el referido precepto legal y la que posibilita la pérdida del vínculo existente entre aquél y la autoridad.

LIC. CARLOS RUBEN SILVA URIAS

Especialista en Defensa Fiscal y Aduanera
(Licenciado en Derecho y Licenciado en Contaduría Pública)

Propietario de…

http://www.defensorfiscal.com/

Leave a Reply